REVISTA IDENTIDAD NACIONAL
 
 
 
SECCIONES
PUNTO
Cultura Gaucha
PUNTO
Cultura Nacional
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
REVISTA 2012
PUNTO
REVISTA 2013
PUNTO
REVISTA 2014
PUNTO
REVISTA 2015
PUNTO
LINKS RECOMENDADOS

 

LA VESTIMENTA GAUCHA.
SU VIGENCIA


La vestimenta gaucha, tanto la actual como la de antaño, son consideradas parte integrante de la cultura gaucha. Ésta pertenece a la cultura nacional, y la cultura nacional por lo tanto, pertenece a nuestra identidad nacional.
Hay una infinidad de elementos que hacen a nuestra cultura y a nuestra identidad nacional. El más importante es el idioma que hablamos todos los argentinos, o sea el castellano (con sus modismos y argentinismos). Es el principal elemento aglutinante, lo que nos une con más fuerza, nos vincula a toda la población, nos identifica junto con todo el conjunto que en mayor o menor grado contribuye a formar nuestra identidad: nuestro origen bio-cultural, nuestra historia, los usos y costumbres, fol- dore, etc., o sea todo lo que integra la cultura nacional. Dentro de ese contexto se encuentra la vestimenta gaucha que se continúa usando hasta el presente.
Esta está entonces íntimamente ligada a la identidad nacional argentina y debe ser respetada como tal. Hay gente que está completamente equivocada en sus conceptos al respecto. No debe ser considerada como un disfraz ni como un atraso, tampoco debe considerarse exclusivamente para andar a caballo. Eso es una ignorancia total, una falta de respeto y un desprecio a lo nuestro.
Igualmente ocurre con todas las manifestaciones folcióricas argentinas que deben ser respetadas. Son una vivencia popular de origen campero, con proyección a los centros urbanos y muchas de ellas tienen vigencia actual, a pesar de la invasión de culturas foráneas, modas y deformaciones de nuestro acervo cultural.
Otra cosa interesante es tener en cuenta qué utffidad tiene en la actualidad la vestimenta criolla campera: bombacha criolla, con alpargatas, zapatillas o botas (en sus 3 modelos principales: corrugadas, lisas y sureñas); con faja criolla en la cintura o un cinturón de cuero o tirador con rastra; pañuelo al cuello en sus diversas formas de uso, y sombrero de diferentes modelos; corralera; chaleco; campera; poncho; armas blancas criollas. También el apero criollo.
Estas cosas siguen vigentes en nuestro país, en algunos lugares más que en otros, pero felizmente existen. A parte de pertenecer a nuestros “usos y costumbres’ la vestimenta criolla es cómoda y práctica, sobre todo la bombacha criolla (la ancha, es más apropiada para montar a caballo, porque permite completa libertad de movimiento de las piernas, no ajustándose a las mismas, y la tela no se adhiere a la piel por la transpiración). No solo se adapta para montar a caballo, sino también para todo tipo da faenas camperas, para caminar y también para vestir, con total comodidad. Para caminar, puede ser algo mas angosta, especialmente
al usarlas con alpargatas o zapatifias. Precisamente al no ser ajustadas a las piernas, facilita los movimientos naturales de las mismas.
En verano resulta fresca para el cuerpo, porque embolsa aire y le da buena sensación a la piel. En invierno, se pueden usar dos bombachas juntas, una más angosta adentro, siendo ambas de algodón, para mayor abrigo, o bien una sola de lana. Con las botas, conviene usar la bombacha que sea más ancha, por comodidad y estética.
Para trabajar o andar en el monte, se puede usar una bombacha de lona gruesa, o de “jean” grueso, que no sea tan ancha. Ese tipo de tela protege contra las espinas. Pero es muy conveniente usar en el monte, un “guarda- calzón” o “guarda-montecorral” sujeto a la cintura que proteja totalmente las piernas. Puede ser de cuero flexible, lona o “jean” grueso, porque no hay ropa que resista la acción destructora de las espinas; incluso es necesario proteger la piel de las piernas. En la parte superior del cuerpo conviene usar una campera de lona o de “jean” grueso.
Es ilógico criricar a alguien porque use la bombacha criolla para caminar o vestir. Lo que ocurre es que mucha gente se ha hecho una idea falsa sobre el uso de esta prenda, y cree que sólo es para montar. -
Antiguamente el hombre criollo del campo, apenas se bajaba del caballo. Todo el día andaba montado sobre el animal, porque era su medio de vida, para el trabajo, para movilizarse de un lado a otro, pero eso ya está desapareciendo a causa de los medios modernos de trabajo campero y el poco uso que se le da al caballo actualmente en el campo. Entonces el tipo de vida ha sufrido una modificación, pero eso no quiere decir que no se pueda usar la bombacha para trabajos a pie, en tractor, camión o camioneta, para caminar y hasta para vestir.
Ocurre también que hay muchos lugares en pueblos y ciudades, que debido
al intenso tránsito de vehículos, no es posible o se hace sumamente peligroso transitar a caballo. Además no hay lugares para estacionarlo ni atarlo. Se suma a esto, que dejarlo atado solo, se corre el riesgo de que al jinete le roben parte o todo el apero, y hasta el caballo. Además, el caballo tiene que ser sumamente manso y no asustadizo para andar en calles muy transitadas. Por esa causa se ve mucha gente de campo a pie o en auto en los centros urbanos.
Es lógico que esta situación cause nostalgia en tanta gente acostumbrada a ver a personas ataviadas a caballo en pueblos y en ciudades, que incluso hacían las compras o sus diligencias, pero el incremento incesante de vehículos motorizados está relegando día a día esa figura legendaria tan pintoresca, a ciertos lugares donde el tránsito no sea tan intenso.
Otra cosa importante para tener en cuenta al usar la vestimenta gaucha, es no hacer mezclas por ejemplo con botas texanas, sombrero de cowboy, etc., o sea con elementos que no pertenecen a nuestra cultura. Eso es deformar los usos y costumbres y dar el mal ejemplo. Entonces sí pueden criticarlo como un disfraz.
Con más razón hay que tener cuidado en los desfiles y festivales gauchos, no incurrir en semejantes errores, porque nuestra cultura no es una moda y menos una mezcla de elementos culturales nacionales con foráneos.
Tampoco debe usar, el paisano y el jinete en general, prendas ajenas a lo nuestro, como el vaquero o el pantalón común, en los desifies tradicionalistas, jineteadas y destrezas criollas, fiestas patrias, etc.
Esos desfiles y demás, tienen por objeto mostrar al público los caballos con los aperos y a los jinetes con su vestimenta tradicional, pero correctamente, o sea sus “pilchas criollas’: Si no, no tiene sentido. Se trata de mantener viva una cultura heredada de nuestros antepasados y no de mostrar modas ni culturas extrañas.
Al margen de lo expresado es conveniente recordar a los jinetes que intervienen en los desifies a caballo, que la distancia a guardar entre uno y otro que le sigue atrás, es de dos metros aproximadamente, cuando pertenecen a una misma agrupación, yla distancia entre una agrupación y otra es de cinco metros. Nunca deben ir apretujados. Aparte de la estética, ocurre que los caballos amontonados se pueden patear con las consecuencias desagradables de imaginar.
Hace mucho tiempo todas las cosas criollas -así como el criollo gaucho- eran despreciadas y marginadas por un sector de la sociedad politizada extranjerizante, usando su política mezclada contra la cultura nacional, porque lo político afectaba lo cultural. Lo “gaucho” y el gaucho mismo, eran considerados cosa de bárbaros, atrasados, etc. y se lo despreciaba. Era una época en que esos políticos principalmente en el siglo XIX, eran fervientes admiradores y cultores de las culturas europeas de origen no hispánico, que querían imponer a toda costa. Se trata de los “Unitarios’ que además, imponían economías y formas de gobierno desfavorables al país y favorables a las potencias de ese entonces. Pasamos de ser una colonia hispánica a una semi colonia Británica ene! siglo XIX extendiéndose el predominio de Inglaterra, hasta 1945 como queda expresado en nota “La 2a Invasión Inglesa a Bs. As” en la edición N° 23 de esta revista.
Nuestra cultura nacional está comprendida dentro de un contexto cultural internacional. Es parte viva de ello. No se la debe negar, así como se la debe respetar y defender con toda la fuerza de nuestro ser.

 

 

Foto del desfile gaucho de la ciudad de Unquillo, Pcia. Cordoba, Argentina.

Año 1995. El jinete porta el estandarte de la Agrupación Gaucha "José Hernández"de Cabana(zona de Unquillo), es el Sr. Carlos Alberto Del Pin, Delegado de la misma, además de Titular del Pte. Sitio WEB y Director de la revista "Identidad Nacional y Cultura Gaucha". El jinete que porta la bandera Argentina, es el Sr. Angel Dionisio Zapata

Desfile de residentes argentinos en la ciudad de Nueva York, EE.UU., en el Dia de la Hispanidad, ataviados de gaucho. Fecha: año 2002.

El jinete del medio, es el Sr. Luis Larrea, portando la bandera oficial de la Pcia. de Entre Rios (bandera Argentina con una franja roja oblicua).

El jnete de la izquierda (visto de frente), portando la bandera oficial de la Pcia. de Corrientes ( celeste y blanca).

El jinete de la derecha (visto de frente), portando la bandera oficialde la Pcia. de Santa Fe (rojo, blanco y celeste).

Retrato del caudillo gaucho federal Carlos Angel, dueño de minas de oro y plata en el Famatina, Pcia. de La Rioja. Década de 1860, Pariente del Titular del pte. Sitio WEB. Sr. Carlos Alberto Del Pin .