REVISTA IDENTIDAD NACIONAL
 
 
 
SECCIONES
PUNTO
Cultura Gaucha
PUNTO
Cultura Nacional
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
REVISTA 2012
PUNTO
REVISTA 2013
PUNTO
REVISTA 2014
PUNTO
REVISTA 2015
PUNTO
LINKS RECOMENDADOS

 

CULTURA NACIONAL
Nota de la Edición  Nº 15 – Año 8 – 8 Septiembre 2003 – Revista Identidad Nacional y Cultura Gaucha.

HISTORIA Y PRESENTE
IDENTIDAD NACIONAL Y DEUDA EXTERNA. “EL ESTABLISHMENT”. SITUACION BELICA INTERNACIONAL.
Ayer, en los albores de nuestra patria, como actualmente, la Identidad Nacional Argentina ha sido y sigue socavada por las deudas externas, entre otros factores importantes, porque los acuciantes problemas económico – financieros de nuestro país, con el consiguiente encadenamiento a entidades financieras internacionales y a la potencia más grande del mundo, tienen su implicancia también en el aspecto político – social – cultural, y evidentemente afecta la Identidad Nacional, y hasta la soberanía, con el peligro de destrucción  total. Hay numerosos factores que incidieron e inciden en la destrucción de la Identidad Nacional, pero aquí se menciona uno de los principales.
Desde poco después de la Independencia, la Argentina contrajo terribles deudas externas que socavaron sus cimientos, padeciendo lógicamente las consecuencias, su población y hasta la cultura.
Hace 179 (1824) años que ocurrió el primer préstamo internacional otorgado por la “Banca Baring” de Londres, que llegó para cambiar una dependencia política de España por una dependencia financiera de Gran Bretaña (este fue el primer paso para la transformación posterior de la Argentina en una semicolonia Británica).
El préstamo dela  Banca Baring, era para ser destinado a obras públicas; construir el puerto y la instalación de agua corriente en la ciudad de Buenos Aire. Fue durante la presidencia de Bernardino Rivadavia, siendo él su gestor, beneficiándose con este gran negociado el mismo Rivadavia que cobró 6000 Libras esterlinas por viáticos; 7000 Libras esterlinas el Señor Félix Castro; y el Inglés Paris Roberston, 3000 Libras esterlinas por “recupero de gastos”. El colmo fue pagar 1300 libras esterlinas como comisión a la mismísima “Banca Baring”.
Esto, más las maniobras financieras realizadas, resultó que de un millón de libras esterlinas, monto total del crédito acordado al Gobierno Argentino, le quedó libre al País tan sólo el 55% de la deuda asumida. ¡Flor de Negociado! Sobre todo para la Entidad Financiera Inglesa.
Ese fue el primer préstamo realizado a nuestro país y eso fue lo que hizo nuestro primer presidente. Hasta un diario Londinense, el “Morning Herald”, en su edición del 3 de noviembre de 1852, dice que fue un negocio corrupto del gobierno Argentino. Rivadavia hipotecó las tierras públicas de la Pcia. De Buenos Aires, para obtener dicho préstamo.
En el siglo diecinueve hubo otros préstamos provenientes de Inglaterra, por diferentes motivos, entre los cuales podemos citar los solicitados por D.F. Sarmiento a tres bancos de Londres: “Banco de Londres, Baring Brother; Banco Rotshild,” todo lo cual nos originó una tremenda deuda externa con sus intereses y sus consecuencias negativas para la Nación, cosa que podría haberse evitado. Además, ese dinero era para ser utilizado en el exterminio de las montoneras federales, especialmente la acaudillada por López Jordán, la persecución injusta a los gauchos, las levas y para la nefasta guerra de la triple alianza contra el Paraguay.
Hace más de 25 años los gobiernos de nuestro País comenzaron a solicitar préstamos al F.M.I. pasando por alto la Constitución Nacional que exige la Intervención del Congreso Nacional para la aprobación de tales requerimientos, cosa que nunca se hizo, y hoy día el resultado de tales préstamos con sus frondosos intereses, está a la vista. Un País en estado desastroso. En lugar de progresar, retrocedemos cada vez más.
Hoy día tenemos una deuda prácticamente impagable, por culpa de todos esos Gobiernos. Se dictaron leyes inconstitucionales en 1961 y 1973, con el objeto de autorizar al Poder Ejecutivo a contraer préstamos. Según nuestra Constitución Nacional, el congreso de la Nación tiene por un lado la atribución de “contraer empréstitos” de dinero, EXTERNOS e INTERNOS sobre el crédito de la Nación (Art. 67, Inc. 3); por otro lado, la de “arreglar” el pago de la deuda interna y externa de la Nación (Art. 67 Inc. 6). Según el texto reformado en 1994, se trata ahora de los incisos 4 y 7 del Artículo 75, cuya letra sigue siendo la de los incisos 3 y 6 del antiguo Articulo 67. Si esto no se cumple, resulta ilegal el endeudamiento. Pero resulta que nunca se hizo y hoy día el resultado de tales préstamos con sus frondosos intereses, está a la vista.
Veamos: en 1961, por Ley 16.432, se impuso la Ley 11.672, llamada Ley complementaria Permanente del Presupuesto, un nuevo texto a su Art. 48 por el cual se declara que el Poder Ejecutivo “Está facultado para contraer empréstitos con organismos Internacionales económico – Financieros”.
En 1973, la Ley 20.548 amplió ese texto Concediendo someter eventualmente “controversias con personas extranjeras a jueces de otras jurisdicciones”. Entonces resulta que estas dos normas son definitivamente inconstitucionales. Lo que correspondía hacer, legalmente, era modificar la Constitución Nacional en ese aspecto, cosa que no se hizo.
Ciertos economistas y políticos Argentinos opinan que arreglar con el F.M.I. (y seguir pidiendo préstamos) es entrar en el llamado “Primer Mundo”, pero resulta que desde hace tiempo ya entramos al “Primer Mundo” por medio de una serie de acuerdos, y nos costó millones de pobres, desocupados, miseria, hambre, desnutrición, enfermedades, etc.
¿Dónde está el progreso? ¿Dónde está la solución de los problemas con todo ese caudal de dinero prestado? ¿A dónde se encauzo el dinero? El marginamiento social es terrible. Hasta nuestra cultura se resiente.
Solo se busca el superávit fiscal para cumplir con las exigencias del F.M.I.
El modelo neoliberal ha provocado entre otras cosas, la persistencia y extensión de la pobreza del Pueblo.
El “Establishment” y ciertos Gobiernos Argentinos de aquella época (siglo diecinueve) y principio del siglo veinte, estaban ligados y comprometidos con el Gobierno y el “Establishment” de Gran Bretaña. La Argentina llegó en cierto momento a ser una semicolonia de ese País. Esto comenzó principalmente durante el gobierno de Rivadavia y siguió con Mitre, Sarmiento y otros gobiernos posteriores.
La economía, finanzas, política y cultura, se fue encauzando paulatinamente en una corriente que en nada favorecía a los intereses del Pueblo y a nuestra Identidad Nacional. El compromiso y dependencia con las Corporaciones Financieras Internacionales, que se operó en el siglo veinte, fue la continuación de la entrega operada en el siglo anterior.
¿Qué ES EL “ESTABLISHMENT”?
ES EL ORDEN ESTABLECIDO EN UN PAIS, EN VIRTUD DEL PODER ECONOMICO-FINANCIERO Y SOCIO-CULTURAL DEL MISMO.
Existe en la Argentina y en todos los Países del mundo.
En el caso de Argentina, como en tantos otros países,  está estrechamente relacionado con LAS CORPORACIONES FINANCIERAS INTERNACIONALES y por lo tanto con el “Establishment” de EE.UU. Estos dos van de la mano, por ser este último, el más poderoso país supercapitalista del mundo , y por lo tanto íntimamente relacionado con dichas corporaciones. Grandes capitales de EE.UU. “Trabajan” en la misma.
De ahí surge, entonces, la dependencia de la Argentina, del poder financiero Internacional, con sus consecuencias, y la “Ligazón” con EE.UU.
El capitalismo de dicho país además, está relacionado con su enorme Poderío bélico militar.
Su sistema capitalista salvaje va de la mano del antedicho poderío y todo en conjunto emite fuertes ondas de influencia a los países del mundo.
Su influencia diplomática se ha vuelto más agresiva actualmente, realiza guerras criminales, devastadoras, donde muere enorme cantidad de gente, civiles inocentes, destruye, ocasiona enfermedades como el cáncer, debido a la bomba que contiene “Uranio empobrecido”; bloqueos donde se restringe hasta los alimentos y medicamentos etc.
Al margen de esto, debemos considerar que EE.UU. es el centro del poder económico, financiero, cultural y bélico mundial. “Las torres gemelas” de Nueva York (y además “El Pentágono”), representaban ese poderío, eran un símbolo, por eso fueron elegidas para el ataque del que fueron objeto. De ahí la ira de los norteamericanos cuando ocurrió el hecho, ya que fueron heridos en lo más profundo de su alma y de su orgullo nacional, cosa que jamás les ocurrió.
A partir de allí ven fantasmas por todas partes, hacen guerras que llaman “preventivas”, como en el caso de la reciente guerra contra Irak, pero que en realidad se parecen más a guerras “vengativas” y para dominar a los países que rehúsan ser sus subordinados o dominados. Bush encontró en el atentado a las torres gemelas (que realmente fue atentado), un buen pretexto para invadir, destruir, matar y dominar países, como también en el caso de Afganistán, e imponer su imperialismo en el mundo, mediante gobiernos adictos  impuestos por ellos mismos.
Las guerras no solucionan absolutamente nada. No evitan los atentados. Al contrario, los incentivan y producen más guerras. Ese tipo de atentados se producen a causa de injusticias, bloqueos a países, intensas presiones a ciertos gobiernos para que acepten ser subordinados, aplicación de políticas capitalistas extremas, favorecimiento a ciertos países en detrimento de otros, etc.
Mientras no ocurra un viraje en la política internacional de las grandes potencias, en todo sentido, mientras exista esa ambición desmedida de dominar el mundo, y la injusta posición del poder económico – financiero en favor de unos pocos y en detrimento de millones de seres indefensos en el planeta, seguirán ocurriendo atentados, crímenes de todo tipo y guerras.
El gobierno de los EE.UU. juega un papel preponderante en el  “nuevo orden internacional”, creado por ellos mismos, con un sistema político, económico, militar injusto, aplicado a todo el mundo, con sus implicancias sociales y culturales en los pueblos.
El gobierno de EE.UU. y las corporaciones Financieras Internacionales imponen condiciones económicas con consecuencias políticas, cuando ocurre que un gobierno extranjero decide pedir ayuda económica, de manera tal que la resultante al final, es negativa para la propia independencia y soberanía del país solicitante.
Con una política económica estrangulada desde hace tantos años, asistimos así al desguace del Estado Nacional. A nuestra Patria la destruyeron desde adentro y desde afuera.
La independencia, la soberanía, la identidad nacional, sufren por esta y otras causas, un embate destructivo que data de hace muchos años, desde los albores de la nación misma.

Algunos datos fueron extraídos del periódico “Le Monde Diplomatique”.
Ver nota en pag. 10 (Diciembre 2001-Año III-Nº 30). Otros datos se encuentran en libros de historia varios, y en la nota de redacción del diario. La Voz del Interior Titulada “El préstamo Baring, la piedra fundamental” (1º semestre año 2003).

Carlos Alberto Del Pin
       Director

Foto del desfile gaucho de la ciudad de Unquillo, Pcia. Cordoba, Argentina.

Año 1995. El jinete porta el estandarte de la Agrupación Gaucha "José Hernández"de Cabana(zona de Unquillo), es el Sr. Carlos Alberto Del Pin, Delegado de la misma, además de Titular del Pte. Sitio WEB y Director de la revista "Identidad Nacional y Cultura Gaucha". El jinete que porta la bandera Argentina, es el Sr. Angel Dionisio Zapata

Desfile de residentes argentinos en la ciudad de Nueva York, EE.UU., en el Dia de la Hispanidad, ataviados de gaucho. Fecha: año 2002.

El jinete del medio, es el Sr. Luis Larrea, portando la bandera oficial de la Pcia. de Entre Rios (bandera Argentina con una franja roja oblicua).

El jnete de la izquierda (visto de frente), portando la bandera oficial de la Pcia. de Corrientes ( celeste y blanca).

El jinete de la derecha (visto de frente), portando la bandera oficialde la Pcia. de Santa Fe (rojo, blanco y celeste).

Retrato del caudillo gaucho federal Carlos Angel, dueño de minas de oro y plata en el Famatina, Pcia. de La Rioja. Década de 1860, Pariente del Titular del pte. Sitio WEB. Sr. Carlos Alberto Del Pin .