REVISTA IDENTIDAD NACIONAL
 
 
 
SECCIONES
PUNTO
Cultura Gaucha
PUNTO
Cultura Nacional
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
PUNTO
REVISTA 2012
PUNTO
REVISTA 2013
PUNTO
REVISTA 2014
PUNTO
REVISTA 2015
PUNTO
LINKS RECOMENDADOS

 


EL PAÍS QUE SOÑÓ SARMIENTO


El pasado 15 de Febrero de 2011 se cumplieron 200 años del nacimiento del “maestro de América”, Don Domingo Faustino Sarmiento.
Pensamiento Filosófico de Sarmiento:
Una vez preguntándose que era “civilización” y qué “Barbarie” contesta: Civilización era el idioma inglés. Y barbarie el castellano. Barbarie era para el maestro todo lo autóctono, por el sólo hecho de serlo y por supuesto, - y de ahí el punto que más le interesaba a Inglaterra-, civilización era la aceptación a rajatabla de la Teoría del liberalismo económico salvaje y del libre cambio absoluto.
Fue Sarmiento el más brillante propagandista argentino de la teoría del libre cambio y la división Internacional del Trabajo.
Manuel Gálvez dijo de él: “Nadie escribió tanto como él a favor del comercio libre, y aún fue el primero en hacerlo. Cuando cayó Rosas y con él su Ley de Aduanas, nuestras industrias se arruinaron. Sólo en Buenos Aires, había 106 fábricas y 743 talleres, y la industria del tejido florecía asombrosamente en las provincias. “El comercio libre significo la entrada, con insignificantes derechos aduaneros, de los productos manufacturados ingleses, con los que no podían competir los nuestros. Y la industria Argentina murió.
A tal punto llegó el desprecio por lo autóctono en la mentalidad de Sarmiento –conquistada por el imperialismo cultural anglosajón- que llegó a aconsejar durante las guerras desarrolladas en Argentina…”Que no se ahorrara sangre de gaucho, porque era lo único que tenían de humano…y que solo servía para estiércol de la Pampa”.
Su desprecio por el gaucho sólo fue superado por el que sentía hacia la población indígena. El 27 de septiembre de 1844 escribió en el diario “El progreso”: “Por los salvajes de América sentimos una invencible repugnancia sin poderlo remediar, y para nosotros Colocolo, Lautaro Caupolicán, no son más que indios asquerosos a quienes habríamos hecho colgar ahora mismo si reapareciesen.”
El 19 de mayo de 1857 escribía en “el Nacional” ¿Logramos exterminar a los indios?: Lautaro, Rengoy, Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces del progreso. El exterminio de esa canalla es providencial y útil, y sublime y grande…Se les debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño que tiene ya, el odio instintivo al hombre civilizado”.
Con respecto al sistema político de las votaciones dice: los gauchos que se resistieron a votar por nuestros candidatos, exclamó exultante el 17 de junio de 1857-fueron puestos en el cepo o enviados a las fronteras con los indios y quemados sus ranchos”.
Bandas de soldados armados recorrían las calles acuchillando y persiguiendo a los opositores. Tal fue el terror que sembramos que el Día 29 triunfamos sin oposición”.
Con respecto a la ayuda social decía: “No deben votar partidas para la caridad publica-sostuvo Sarmiento el 13 de Septiembre de 1859 en el senado de la Provincia de Buenos Aires –porque la caridad cristiana no es del dominio del Estado. El Estado no tiene caridad, no tiene alma…
Si los pobres se han de morir que se mueran. El mendigo es como la hormiga, recoge los desperdicios. De manera que es útil sin necesidad que se le de dinero… ¿Qué importa que el Estado deje morir al que no puede vivir por causa de sus defectos?
Los huérfanos son los últimos seres de la sociedad; no se les debe dar más de comer.”
*art. De Diario La Mañana de Córdoba. Viernes 18 de Febrero de 2011.
Autor: Marcelo Gullo (doctor en Cienc. Pol. Univ. El Salvador y Lic. en Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Rosario.
Colaboración del Sr. Pablo M. Wahler. Unquillo.
Nota de la Redacción: Ante lo expuesto, cabe reflexionar: ¿Eso es civilización, democracia, ser humanitario, patriota, Argentino?
Falta agregar la persecución y matanza de gauchos federales patriotas que luchaban contra el imperialismo británico y francés y contra sus agentes cipayos en nuestro país, que no eran pocos. Ver además, la nota “Civilización y Barbarie” ¿Cuál es la Barbarie y cuál la Civilización? El Gaucho no era bárbaro, salvaje, incivilizado, ni vago. Todo lo contrario. Esas eran afirmaciones falsas de Sarmiento con un fin político, porque las montoneras amenazaban a los intereses economicofinancieros y políticos del imperialismo Británico y Francés.
En realidad, en este sentido, el bárbaro era el mismo Sarmiento, a pesar de su incuestionable obra por la educación y el progreso.
Carlos A. Del Pin
Director

Reflexión en base al artículo:

“El país que soñó Sarmiento”
Diario LA MAÑANA del 18 feb-2011
Autor: Marcelo Gullo

Cualquier persona sensible y con ciertos principios morales y amor a la vida, ve en los dichos y pensamientos que el autor nos asegura que pertenecen a D.F. Sarmiento, un ejemplo de lo que el mismo Sarmiento-de pertenecer aquellos a los que él despreciaba y aborrecia-calificaria de “barbarie”.
Trato entonces de figurarme el contexto histórico, político y cultural, para imaginar si hubiera sido posible o si hubiera tenido alguna posibilidad de prosperar un juicio hasta concluir con un fallo y condena.
A tal efecto me pregunto cómo funcionarían entonces las instituciones democráticas. ¿Un ciudadano o un grupo de ciudadanos podían apelar a la justicia sin ser acallado y reprimido? ¿El camino de la “justicia” era el camino de la pura venganza, o “justicia” por mano propia? ¿O los ciudadanos debían limitarse a sus propios juicios del sentir y pensar individual que nunca tendría alcance de proceso, fallo y veredicto por parte de las instituciones de un sistema democrático?
¿Qué denuncias o cargos podríamos hacer contra Sarmiento?
Por ejemplo: Discriminación, abandono del estado, incumplimiento de la ley, represión, maltrato, tortura, apología del delito y el crimen…
En un estado democrático o en una justicia sana se vería también si hay razones que sirvieran para excusar al imputado o para atenuar la pena. Tal vez cuestiones psicológicas, ignorancia o desconocimiento (de la ciencia biológica y antropológica, o, no había podido continuar sus estudios en el Colegio de Ciencias Morales, de Buenos Aires, etc.)

De todos modos hoy tendríamos que decir: le corresponde el castigo que establece la ley.
Desear y exigir: que se cumpla la condena.
Cuidar que gobernantes y pueblo vivan cada vez más civilizadamente.
Saber que la definición del término “CIVILIZACION”
No es la que da Sarmiento…

Observo que: en Sarmiento se da una gran contradicción o incoherencia. Por ejemplo: aparentemente era un asiduo lector de la Biblia, al igual que su adversario Facundo Quiroga. Sarmiento dijo: “La lectura de la Biblia echó los cimientos de la educación popular que ha cambiado la faz de las naciones que la poseen”
Más allá del análisis que podamos hacer respecto de esta afirmación, podemos suponer que debe de haber leído si no estudiado la Biblia, y advertir que su valoración en cuanto a ella es favorable. Por lo tanto su contradicción se da, por ejemplo en esto: Jesús hablando precisamente con un maestro le dice que uno de los dos principales mandamientos es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Y además la Biblia dice: “no matarás”.
Sarmiento dice: “El exterminio de los indios es útil, sublime y grande…se les debe exterminar sin siquiera perdonar al pequeño…”
La Biblia advierte contra la discriminación en estos términos: “...No deben hacer discriminaciones entre una persona y otra” Y aduce el siguiente ejemplo: supongamos que ustedes están reunidos, y llega un rico con anillos de oro y ropa lujosa, y lo atienden bien y dicen “siéntate aquí, en un buen lugar”, y al mismo tiempo llega un pobre vestido con ropa vieja, y a éste le dicen: “tú quédate allá de pie, o siéntate en el suelo”. Entonces están haciendo discriminaciones y juzgando con mala intención”. St.2
Sarmiento dice: “Lautaro, Caupolicán y otros no son más que indios asquerosos a quienes habría que colgar para que desaparezcan. Que son unos piojosos como todos (los indios), incapaces del progreso.”
Dice “que no se ahorre sangre de gaucho, porque era lo único que tenia de humano…y que sólo servía de estiércol de las Pampas”. La Biblia dice que la verdadera religión pura y sin mancha es: ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones…Etc.
Sarmiento: “Los huérfanos son los últimos seres de la sociedad; no se les debe dar más de comer”.
La contradicción es flagrante.
Autor de la Reflexión Expuesta:
Pablo M. Wahler
Unquillo- Pcia. Córdoba.

Foto del desfile gaucho de la ciudad de Unquillo, Pcia. Cordoba, Argentina.

Año 1995. El jinete porta el estandarte de la Agrupación Gaucha "José Hernández"de Cabana(zona de Unquillo), es el Sr. Carlos Alberto Del Pin, Delegado de la misma, además de Titular del Pte. Sitio WEB y Director de la revista "Identidad Nacional y Cultura Gaucha". El jinete que porta la bandera Argentina, es el Sr. Angel Dionisio Zapata

Desfile de residentes argentinos en la ciudad de Nueva York, EE.UU., en el Dia de la Hispanidad, ataviados de gaucho. Fecha: año 2002.

El jinete del medio, es el Sr. Luis Larrea, portando la bandera oficial de la Pcia. de Entre Rios (bandera Argentina con una franja roja oblicua).

El jnete de la izquierda (visto de frente), portando la bandera oficial de la Pcia. de Corrientes ( celeste y blanca).

El jinete de la derecha (visto de frente), portando la bandera oficialde la Pcia. de Santa Fe (rojo, blanco y celeste).

Retrato del caudillo gaucho federal Carlos Angel, dueño de minas de oro y plata en el Famatina, Pcia. de La Rioja. Década de 1860, Pariente del Titular del pte. Sitio WEB. Sr. Carlos Alberto Del Pin .