foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
Identidad Nacional y Cultura Gaucha: Carlos Alberto Del Pin, Calle Entre Ríos 686 Ciudad de Unquillo, Pcia. de Córdoba, Rep Argentina, C.P: 5109. Se permite la reproducción total o parcial de contenido de esta publicación solamente en forma textual, mencionando que ha sido extraído del mismo con su correspondiente fecha. Cba. Propiedad Intelectual Nº 970.027./2011 ISSN Nº 0329-3017 Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723.Leer más

Revista Identidad y Cultura Gaucha

De Carlos Del Pin

A los potrillos de la sierra, se les aplica un procedimiento para que no requieran calzarlos y puedan andar toda su vida por entre las piedras, sin que se les rajen ni gasten los vasos. 

El Señor Alfredo Farías, residente en Cabana, zona serrana de la localidad de Unquilo, Pcia. de Córdoba, auténtico gaucho argentino, nos explica el siguiente procedimiento usado desde hace muchísimo tiempo. 
A los potrillos desde temprana edad, se les frota en los vasos (toda la su- perficie, en la corona, llave, talón y parte exterior), sebo de cabra derretido a fuego lento, al que enseguida de retirado del fuego, se le agrega un chorrito de kerosén (mas o menos medio kilo de sebo). Se frotan los vasos con ese preparado, pero caliente, porque surte mejor efecto, unas dos o tres veces por semana, durante más o menos medio año. Después, no hace falta repetir el tratamiento. Eso dura para toda la vida del animal, es para no calzarlo jamás, y que no se gasten ni rajen por pisar las piedras. 
Una vez comenzado y también finalizado el tratamiento antedicho, no debe calzárselo ni por excepción, ya que si eso ocurre, pierden los vasos la condición de dureza y resistencia a las piedras, y en ese caso, habría que seguir calzándolos en lo sucesivo. 
Agradecemos al Sr. Alfredo Farías su gentileza para enseñarnos uno de los tantos valiosos conocimientos de nuestra cultura gaucha, que lamentablemente se están perdiendo, pero que esta revista las rescata del olvido. 
Hay miles de conocimientos y procedimientos de la cultura gaucha. Algunos permanecen vigentes en las prácticas camperas, pero muchos están guardados en el baúl de las cosas olvidadas.

NOTA DE LA 
REDACCIÓN: 
Lamentablemente, a partir de 1880 el gaucho y la cultura gaucha quedaron marginados, incluso de la enseñanza oficial. Muy pocos libros explicaban sobre cultura gaucha y el gaucho mismo. Hoy día la presente publicación rescata los valores olvidados, marginados y a veces hasta despreciados que hacen a nuestra cultura nacional y por consiguiente, nuestra Identidad Nacional. Es una vergüenza que tal cosa haya ocurrido, pero es la verdad