foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
Identidad Nacional y Cultura Gaucha: Carlos Alberto Del Pin, Calle Entre Ríos 686 Ciudad de Unquillo, Pcia. de Córdoba, Rep Argentina, C.P: 5109. Se permite la reproducción total o parcial de contenido de esta publicación solamente en forma textual, mencionando que ha sido extraído del mismo con su correspondiente fecha. Cba. Propiedad Intelectual Nº 970.027./2011 ISSN Nº 0329-3017 Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723.Leer más

Revista Identidad y Cultura Gaucha

De Carlos Del Pin

El Gral. Paz cayó sorpresivamente sobre Facundo Quiroga en momentos en que éste trataba de conciliaciones con los enviados de Rosas, Sres. Sáenz de Cavia, y Juan José Cernadas, derrotándolo el 25 de febrero de 1830 sobre Laguna Limpia, en la Pampa de Oncativo, 20 leguas al sur de Córdoba.

NOTICIAS FECHADAS DE MAYO DE 1830:

El Gral. José María Paz atacó sorpresivamente a las tropas federales, con 3 columnas paralelas; las dos primeras, bajo las órdenes de Lamadrid y Echeverría, fueron rechazadas bravamente por los montoneros federales, pero la caballería de Quiroga fue separada en combate, de las barricadas que le servían de apoyo, en una maniobra que Paz realizó con inteligencia, dejando así en el aire la infantería de Quiroga.
Facundo Quiroga reunió nuevamente su caballería para venirse al combate. Paz se le fue encima, arrollándola por completo y persiguiéndola hasta caída la noche.
Toda la infantería y artillería federal quedó rendida en manos de Unitarios.
Combatieron alrededor de 4.000 hombres por cada bando. Quiroga pudo escapar de la matanza. El fraile domínico Félix Aldao, Gral. De la independencia, fue tomado prisionero, y hecho entrar en Córdoba, bajo el sol del mediodía, atado a un burro. Muchos sobrevivientes son encarcelados y muertos a balazos en prisión, previo juicio sumarísimo. Sigue el terror.
Después de vencer a Facundo Quiroga en Oncativo, el Gral. Paz tenía el camino abierto para sojuzgar a las provincias.
Rosas sigue intentando negociaciones para llegar al cese de la guerra civil, pero el Gral. Paz era de ambiciones e ideas Unitarias muy difíciles de conciliar con la Federación.
Rosas, López (Gobernador de Entre Ríos), y Ferré (Gobernador de Corrientes), enviaron comunicación a Paz, invitándolo a mantener “relaciones” amistosas y fraternales, pero contestó agraviado y mal.
Logró poner bajo su influencia (por acción de las armas y no por la voluntad popular), a San Juan, La Rioja, Mendoza, San Luis, Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca y Salta. Además de la provincia de Córdoba.
El 31 de agosto de 1831, todas las provincias bajo el dominio de Paz,  concretaron una Liga de Interior o Liga Unitaria, que fue signada en la ciudad de Córdoba, otorgando el Supremo Poder militar de sus ejércitos actuales o a formarse, al Gral. Paz.
Considerando que éste llegó al poder volteando la autoridad legítimamente constituida de Bustos en Córdoba, utilizando tropas nacionales a las que sublevó en ocasión de levantamiento decembrista del Gral. Lavalle (1828), debe entender la República que estamos frente a un sistema de anarquía, que de no aplastarse a tiempo subvertirá todo el orden nacional.
Son agravantes de este estado de cosas, los métodos utilizados por los insurrectos fusilamientos, revoluciones, asesinatos y atropellos de las autonomías provinciales sin respetar ninguna ley ni principio, más que el discrecionalismo personal de un jefe alzado. 
Se sabe que el Gobierno de Francia apoyó con sus naves de guerra, dinero y demás a los jefes Unitarios alzados contra el Gobierno nacional argentino (Gral. Lavalle, Gral. Paz, entre otros), con el pretexto de imponer la civilización (europea), contra la barbarie, contra un gobierno (de Rosas), que llegó hasta cambiar la vestimenta europea por la vestimenta americana (la indumentaria gaucha).
Por supuesto que Francia quería ver flamear su bandera en los distintos puertos del Río Paraná,  y hacer sus negocios, igual que Inglaterra.
En momentos que Inglaterra y Francia invadían numerosos países del mundo y los esclavizaban, los gauchos Argentinos los echaban de nuestra tierra. Con sus caballos hostigaban a los invasores, por tierra y por agua, atacando a las naves fuertemente pertrechadas. Quizás sea un caso único en el mundo. Por eso sobrevino posteriormente la persecución, tortura y muerte de los gauchos, ya que la mayoría de ellos eran federales. Con el dinero de Francia se pagó a muchos mercenarios argentinos y extranjeros.
Es increíble que durante tantos años no se haya divulgado la verdad sobre estos acontecimientos. Todo quedó “tapado”. Se habló casi exclusivamente de las batallas contra los Realistas.

                                                    Datos extraídos de Diario de la Historia Argentina         (recopilación de noticias importantes de los Diarios de la época). Editado por Jorge Perrone. Ediciones Latitud 34. Bs. As. Año 1974 (2ª edición). Argentina.

Carlos A. Del Pin. Director