foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
Identidad Nacional y Cultura Gaucha: Carlos Alberto Del Pin, Calle Entre Ríos 686 Ciudad de Unquillo, Pcia. de Córdoba, Rep Argentina, C.P: 5109. Se permite la reproducción total o parcial de contenido de esta publicación solamente en forma textual, mencionando que ha sido extraído del mismo con su correspondiente fecha. Cba. Propiedad Intelectual Nº 970.027./2011 ISSN Nº 0329-3017 Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723.Leer más

Revista Identidad y Cultura Gaucha

De Carlos Del Pin

Domingo F. Sarmiento en Argelia, inculcó a los Franceses su ideología sobre “Civilización y Barbarie” contra los patriotas argelinos que luchaban por su libertad, igual que hizo contra los gauchos federales, patriotas argentinos.

En el libro de Domingo Faustino Sarmiento, titulado “Viajes por Europa, África y América” (entre 1845 y 1847). edit. Luz del Día, año 1949-Bs. As., se describe el apoyo de Sarmiento al gobierno de Francia, contra el pueblo de Argelia que luchaba por su libertad.

Sarmiento viajó a Argelia en 1846 (justo cuando ocurría el bloqueo y guerra anglo-francesa contra Bs. As. y el litoral Argentino) y apoyó ampliamente a Francia en su lucha contra el pueblo argelino, brindando clases al Mariscal de Campo Thomas Robert Bugeaud (1784-1849) comandante en jefe francés en Argelia desde 1836. Y a su ayudante, el Gral. Jaques Leroy de Saint Arnaud (1801-1854) sobre cómo la “Civilización” debe vencer a la “Barbarie”, aplastando al pueblo Argelino que luchaba por su libertad. Veamos cómo Sarmiento apoyó a Francia en su barbarie de masacrar al patriota pueblo de Argelia (así como combatió a las patriotas montoneras gauchas Federales Argentinas, cuando fue presidente y cuando fue “Director de la guerra de policía”).

El primer militar citado, escribió: “Hemos devastado y destruido extensamente”. Puede ser que se me llame Bárbaro, pero tengo la convicción de que he hecho algo útil para mi país (Anthony Thrall Sullivan). Thomas Anthony Robert Bugeaud: France and Algeia, 1784-1849. Politics, Power and the Good Society, Handen, CT: Archon Books, 1983, p.98).

El Segundo militar citado, el 28 de octubre de 1844 se regocijaba diciendo: “Yo quemé diez magníficas aldeas” “Márechal Saint Arnaud”, lettres du Márecha Saint Arnaud”, Michel Lévy Fréres, Libraires- Editeurs, 1855, T.1-P.556)

Sarmiento en su libro “Viajes por Europa, África y América” 1845-1847 (Bs. As. Editorial Luz del Día, 1949) entre las tantas cosas que decía, donde despreciaba al pueblo argelino y su libertad, podemos citar las siguientes lecturas: “Nuestro Oriente es la Europa, y si alguna luz brilla mas allá, nuestros ojos no están preparados para recibirla sino a través del prisma europeo” (p.194).

“Por todas partes en el litoral (Argelia) se observa la misma transformación y movimiento, y al paso que van las cosas, dentro de poco podrá sin impropiedad llamarse este país la Francia Africana (p.195) (nota de la redacción: En esos momentos Francia e Inglaterra también trataban de invadir el Litoral argentino, después de la batalla de la Vuelta de Obligado”, con la conocida actuación de Juan Manuel de Rosas).

Los invasores penetraron con sus numerosas naves por el Alto Paraná, con el objeto de invadir y cercenar el territorio Argentino, creando la Republica Mesopotámica, cosa que no pudieron concretar, al ser vencidos en la batalla de “El Quebracho”. (Ver ampliamente este tema en la edición nº26 de esta publicación).

Es inconcebible que Sarmiento haya actuado así y sobre todo en momentos en que los verdaderos patriotas argentinos estaban luchando para impedir la invasión anglofrancesa.

El escritor tucumano Ricardo Rojas (1882-1957) confiesa: “intelectualmente, Sarmiento simpatiza con la conquista Francesa en África y desprecia a los nativos de ese país llamándolos “pueblo de bandidos devotos”. (Ricardo Rojas, libro “El Profeta de la Pampa” Vida de Sarmiento, Bs. As. –Edit. Guillermo Kraft-año 1962 (p.290). El Gral. Arnaud comentó a Sarmiento en una oportunidad, un artículo elaborado en un número de la “Revista de Ambos Mundos” referido al libro “Civilización y Barbarie”. Sarmiento describe en dicho libro analogías que observó entre el árabe del desierto y el gaucho Argentino. Pero en definitiva, apoyó ampliamente a los militares franceses en su lucha contra los patriotas de Argelia que luchaban por su libertad.

De igual manera, trató a los gauchos argentinos de bárbaros, inhumanos, salvajes, incivilizados, etc. Todas mentiras con un fin político de esa época, evidentemente nada patriota. Destruyó al personaje clave de nuestra identidad nacional. Justamente eso es una barbaridad.

La masacre realizada por Francia contra Argelia fue espantosa. Desde 1830, año en que fue invadida, hasta 1962, año en que obtuvo la independencia, los argelinos se defendieron ferozmente, pero la acción militar francesa fue implacable. Es digno de destacar, las luchas patriotas del Argelino Abd-Al-Kader contra el ocupante francés.

El 14 de junio de 1830 se produce el desembarco francés en Argelia (en Sidi Ferrouch). Se calcula que había tres millones de argelinos cuando Francia invadió el país en 1830.

En 1850, descendió la población a dos millones y, por 1867-1868, ésta había caído a 600.000, principalmente por las hambrunas y por falta de atención sanitaria.

Entre 1954 y 1962, Francia hará de Argelia “el infierno en la tierra”. La represión será tan criminal como aquella llevada a cabo entre 1830-1914. Un millón y medio de argelinos masacrados. Más de 8000 aldeas destruidas. El 5 de julio de 1962 se proclamó oficialmente la emancipación y el establecimiento de la Republica Argelina Democrática y Popular: Esto se obtuvo por una tenaz y constante lucha del pueblo de Argelia con gran sacrificio y sangre.

Pero recordemos que Sarmiento puso su grano de arena para esta barbarie inconcebible. (Sarmiento, autor del libro “Civilización y Barbarie”). ¿Dónde está la civilización y dónde está la barbarie? Nota de la redacción: veamos algo sobre Sarmiento.

Carta de D.F. Sarmiento a Bartolomé Mitre del 20 de Septiembre de 1861: “No trate de economizar sangre de gauchos. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre es lo único que tienen de seres humanos”. Continuación de la carta de D.F. Sarmiento a Mitre: “No sé qué pensar de la ejecución del Chacho (Peñaloza) yo: inspirado por el sentimiento de los hombres pacíficos y honrados, aquí he aplaudido la medida, precisamente por su forma.

Una vez, Sarmiento, dio instrucciones al Coronel Sandes para eliminar al gaucho. Decía: “si mata gente, cállense la boca. Son animales bípedos de tan perversa condición que no sé lo que se obtenga con tratarlos mejor”. (Datos obtenidos del libro “Crónica histórica Argentina” - tomo 4-2º Ed. Editorial Codex S.A. Bs.As. 1972).

Así, hay otras declaraciones espantosas de Sarmiento contra el gaucho, y además, llevó a la práctica la persecución y exterminio de las patriotas montoneras federales y por ende, del gaucho, sobre todo con ayuda de préstamos logrados de tres Bancos de Londres, con los cuales llevó a cabo también la guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay. La mano siniestra de Inglaterra estaba detrás de todo ello, para conseguir sus fines deleznables.”

Las montoneras federales no eran un “montón de bárbaros”, salvajes, incivilizados, etc. que luchaban contra la civilización, como hizo creer el sanjuanino, sino que eran componentes de una guerra de guerrillas que luchaban por la Patria contra el imperialismo Británico, y Francés, que asolaba el mundo, y pretendía dominarnos y dividirnos.

Los unitarios eran aliados en forma directa o indirecta con esos imperialismos.

Recordemos las palabras de José de San Martin al respecto, en carta dirigida a Juan Manuel de Rosas: “Unirse a los gobiernos extranjeros para voltear un gobierno propio, es una felonía. Humillan la patria y la reducen a una condición peor que la que sufríamos en tiempos de la dominación española; una tal felonía ni el sepulcro la puede hacer desaparecer.” Está muy claro. Entonces eso de “Civilización y Barbarie”, era un asunto puramente político, un pretexto para luchar contra las montoneras federales que defendían el país. En el libro de D.F. Sarmiento “Civilización y Barbarie” se puede apreciar también lo expuesto y muchas cosas más.

Continuando con la nota referente a las acciones del gobierno de Francia contra el patriota pueblo argelino, cabe agregar que Francia realizó, además, una serie de pruebas atómicas en el desierto sur de Argelia, pero cerca de poblaciones indefensas, que sufrieron horribles consecuencias, desde febrero de 1960 a abril de 1961.

Fue una espantosa matanza premeditada contra el pueblo argelino. En realidad querían experimentar los efectos sobre los seres humanos. Los hijos y nietos de las víctimas, heredaron las consecuencias: Leucemia, malformaciones, etc.

Los legionarios franceses tomaban a los bebés por sus pies y estrellaban sus cabezas contra las paredes o el empedrado. Otros, ayudados por los colonos franceses, destripaban con sus bayonetas a mujeres embarazadas.

Numerosas atrocidades más se vivieron en aquellos días. El autor intelectual de tal masacre en los últimos tiempos de ocupación había sido Charles de Gaulle, Pte. De Francia, líder de las fuerzas armadas de la Francia Libre, quien había dado la orden tajante de ahogar las manifestaciones en sangre. Fue en definitiva, una decidida política de exterminio, como señala el historiador y especialista en colonialismo, el francés Olivier Le Com Grand Maison. Hubo sucesivas masacres en Argelia, como la ocurrida en mayo de 1945. Toda clase de torturas practicaban los franceses; por ejemplo, la inyección de agua por la boca a alta presión, a veces con agua jabonosa o con agua lavandina. El prisionero moría de peritonitis o embolias. Cuando el vientre tomaba proporciones increíbles, varios soldados franceses saltaban sobre el torturado. Se utilizaba la picana eléctrica.

Además, a los prisioneros los castigaban con la “Tumba”, que consistía en “sepultar” al prisionero parado en la arena. Sólo asomaba la cabeza. Así quedaba entre 48 y 72 horas.

Nota realizada con datos extraídos del Periódico “Realidad y Reflexión” (R&R) Año 5.nº58 de enero de 2010, en base a una nota publicada por el Prof. Ricardo H. Elía, Director y Editor Responsable.

Órgano de difusión del Centro Islámico de la república Argentina (C.I.R.A) Actualmente, dicho periódico se denomina “La voz del Islam”.

Continuación en pag.23.

Carlos Alberto Del Pin

Director