foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
Identidad Nacional y Cultura Gaucha: Carlos Alberto Del Pin, Calle Entre Ríos 686 Ciudad de Unquillo, Pcia. de Córdoba, Rep Argentina, C.P: 5109. Se permite la reproducción total o parcial de contenido de esta publicación solamente en forma textual, mencionando que ha sido extraído del mismo con su correspondiente fecha. Cba. Propiedad Intelectual Nº 970.027./2011 ISSN Nº 0329-3017 Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723.Leer más

Revista Identidad y Cultura Gaucha

De Carlos Del Pin

Utilizados en el campo para las heridas en los caballos y demás animales

Los siguientes remedios han sido siempre muy utilizados por los 
criollos del campo: 

1°) Un remedio gaucho muy antiguo de origen hispánico, que data de la época de la Conquista, consiste en aplicar en las heridas de los animales (previamente limpiadas, desinfectadas y sin “bichos’ o sea habiendo aplicado algún producto “Curabichera” que se usa en la actualidad), “aceite de hígado de bacalao’ que se consigue en farmacias. Este producto hace formar rápidamente la piel y pelos en los caballos, después de cicatrizar. Se aplica una vez por día hasta que se note el resultado. Si el caballo se revuelca y ensucia justo en la herida, es conveniente limpiar con agua jabonosa y enjuagar antes de volver a curar. Hay que prevenir que se raspen en la zona afectada para que no se demore la curación. Este remedio ha sido utilizado por los 
criollos del campo, desde tiempos inmemorables, con notable éxito. 
Si no se limpia, desinfecta y aplica algún “Curabichera”, se corre el peligro de que debajo de la piel en formación siga avanzando la infección. 
2°) Otro remedio eficaz que se utiliza en el campo para curar las heridas en los animales, consiste en aplicar en la zona afectada, previamente limpia, desinfectada y sin “bichos”, o sea habiendo utilizado algún “Curabichera’ aceite comestible preferiblemente de girasol o de maíz, operación que es mejor realizar a la tardecita o a la noche. Se espera unos minutos que sea absorbido por la piel y penetre bien. Luego, espolvorear con azúcar, siendo mejor si está molida (puede utilizar- se un palo de amasar, por ejemplo). Repetir la operación todos los días 
hasta que se note el efecto. Al día siguiente, temprano, aplicar de nuevo un curabichera, y así sucesivamente. 
3°) Un remedio muy eficaz para curar las heridas en los animales, de uso actual, consiste en mezclar 75 % de glicerina pura medicinal con 25% de tintura de yodo. Agitar bien antes de usar. Cicatriza y forma piel rápidamente. Como en los casos anteriores, limpiar, desinfectar y aplicar un “Curabichera” antes de utilizar el remedio descripto. Este es un remedio actual poco conocido pero muy efectivo. No es para uso humano. 
4°) Un remedio relativamente conocido utilizado por criollos en el siglo XX en el campo, consistía en lo siguiente: mezclar “Azul para la ropa” (que solía venderse en forma de cubitos), triturado en un mortero, con manteca untable en partes iguales. Si había que curar una herida en la zona de la panza, por ejemplo, para que la pasta no se cayera, algunos le agregaban “grasa de lana” o sea “lanolina’ 
5°) En los caballos, los criollos del campo para curar las heridas comunes y lonjeaduras en las manos y patas (causadas por ejemplo por lazos, cadenas o sogas), aplican la siguiente mezcla: aceite quemado de auto (un tarrito lleno de los que se usan para envasar por ejemplo duraznos u otras 
frutas al natural), mas una cucharadita (de las que se usan para tomar té), de alumbre, y una cucharadita de azufre en polvo. Revolver bien. 
Explicación: el aceite quemado de auto mantiene elástica a la piel (para que no se cuartee). El azufre, desinfecta; y el alumbre, seca y cicatriza. 
El caballo debe guardar reposo hasta que cicatricen las lonjeaduras. 
Los remedios indicados son de uso exclusivo para los animales. No deben ser utilizados para uso humano.